Descripción del proyecto

Miind

Tecnología que acerca y acompaña: el gran reto de la salud mental

Sector

Salud

Reto

Acompañar a las personas en sus momentos de ansiedad, depresión o pensamientos negativos en bucle.

Misión

Complementar digitalmente a la terapia y dotar de acompañamiento a las usuarias en diferentes grados de intensidad.

Producto

App móvil

Fases del proyecto

Validate, setup y launch

Miind es fruto de la experiencia personal y del convencimiento de que en salud mental no está todo escrito. Una aplicación dirigida a usuarias que nace para complementar —y no para reemplazar— a la terapia tradicional con una máxima: el acompañamiento digital puede y debe ser cercano, personalizado y útil.

A veces, la experiencia personal es la mejor manera de detectar necesidades, carencias y, por ende, soluciones. Así es como surge —y germina— la idea de Miind en la mente de su creadora quien, tras haber vivido de cerca los efectos de la depresión y la ansiedad, decidió materializar un servicio de ayuda a las personas en sus momentos de máxima vulnerabilidad. “Cuando no puedes contactar con tu médico, cuando son las dos de la mañana y no consigues conciliar el sueño, cuando sufres un ataque de pánico o los pensamientos te abruman… De esas situaciones surge la idea de crear una app móvil que actúe como salvavidas ante el malestar emocional en todas sus formas y en todos sus grados”.

Durante el proceso de research entrevistamos a potenciales usuarios y terapeutas. Escuchando y aprendiendo de ambos grupos entendimos que los usuarios demandaban un servicio transversal: algo así como un toolkit que suministrara confort en momentos de uso clave. Los terapeutas nos ayudaron a constatar que un apoyo complementario a la terapia que llegara donde ellos no llegan sería no solo deseable sino también necesario: estarían incluso dispuestos a prescribirlo como parte de un tratamiento global. Gracias a esta primera validación de hipótesis y a una PoC (Proof of Concept) especialmente reveladora identificamos los rasgos diferenciales de Miind así como su rol: debía ser un aliado en el proceso de recuperación que ofreciera una ayuda personalizada, rica en herramientas y grados de intensidad y dirigida, especialmente, a mujeres como potenciales usuarias del servicio. Miind empezaba a tomar forma.

Repensar no es retroceder, sino todo lo contrario

A menudo las ideas emprendedoras que entran en Eleven Lab están en un plano puramente teórico, pero en otras ocasiones sus creadores ya han avanzado en alguna dirección. En el caso de Miind ya existía un primer estudio de mercado así como un esbozo de prototipo en el que se contemplaban funcionalidades y pequeñas interacciones. Este primer trabajo, aunque se había realizado sin una metodología de validación propiamente dicha, sirvió para contextualizar de manera más ágil el reto al que nos enfrentábamos. Moraleja: cualquier esfuerzo en análisis y conceptualización, por rudimentario que sea, es susceptible de ser aprovechado en pro de definir un mejor punto de partida.

Una marca dual y cargada de connotaciones

Para dar forma al branding de Miind partimos de la definición de unos principios de diseño que actuarían como ejes vertebradores de su esencia y discurso. También entendimos, en el proceso de definición estratégica, la importancia de conciliar dos mundos: el profesional, sinónimo de rigor y conocimiento técnico, y el humano, que aportaría la capa de calidez y cercanía. El resultado es una marca equilibrada con recorrido online y offline.

Funcionalidades por y para sus usuarias

Creada la marca, se diseñó un completo prototipo que contemplaba todo el journey del usuario y estaba concebido desde un conocimiento profundo de su comportamiento. De hecho, el éxito del test fue consecuencia directa de una conceptualización basada en la empatía. A lo largo de todo el proceso se habló con usuarias y se ajustaron una y otra vez las funcionalidades hasta dar con aquellas que aportaban un mayor valor al proceso terapéutico. Desde audios tranquilizadores a dinámicas de seguimiento pasando por métodos de respiración, meditación o acceso a listados de terapeutas, Miind ha ido aglutinando servicios hasta convertirse en la herramienta verdaderamente integradora que apuntaba a ser.

Lo que aprendimos

Con Miind aprendimos que la combinación de metodología y empatía es la base para innovar, especialmente en el sector de la salud mental. Descubrimos, además, que en cuestiones de acompañamiento se valora la transversalidad. Y es que todos queremos tener siempre cerca a ese alguien —o algo— que nos reconforta.

En palabras del emprendedor

CEO y fundadora de Miind

El haber trabajado con un equipo multidisciplinar me ha permitido ver el proyecto de forma muy panorámica, tanto a nivel de producto y business como en lo que respecta a las finanzas, el equipo o el marketing.

See more cases